All posts by siderka

Modeladores y modelados

Vivimos bajo modelos. Modelos económicos, políticos, sociales y de toda índole. Pero ¿quien crea estos modelos? y ¿bajo que circunstancias? como estos modelos rigen nuestra vida y cual es nuestra lucha por revelarnos a ellos o seguirlos al pie de la letra cual corderillos. Como un modelo puede llegar a dominarnos y manejar nuestra vida, absorbiendo, limitándonos, modulando nuestra forma de pensar y nuestra manera de actuar, y lo mas maravilloso de todo es que nosotros no nos damos cuenta de ello. Esta tan instaurado y es tan natural a nosotros que es invisible a nuestra mirada, y es cuando cuestionamos cosas que el modelo empieza a dejarse ver, pero no en su totalidad sino como en flashes mostrándose a la realidad, en fragmentos, casi como una telaraña, que sabemos donde esta cuando la tocamos, pero no la vemos en su totalidad. y cuando cuestionamos el modelo, el modelo busca corregidnos, porque no es lógico criticar al modelo, porque esta misma lo derrumbaría, desnudaría todas sus falencias y vendría el caos y el cambio de paradigma a un nuevo modelo, a un nuevo mundo.

Advertisements

Relato: Diseño y ciencia ficción

Hace poco, navegando por internet, me encontré con un vídeo que mostraba a Isaac Asimov hablando del conocimiento. Como el conocimiento se democratizaba, contaba como nació el concepto de escuela y como con esta nueva forma de llegar al conocimiento, poco a poco iba a ir cambiando.

Básicamente estaba prefigurando lo que hoy en día conocemos como internet. Y lo que me maravilló mas allá de la precisión con la que detallaba su visión fue la idea del diseño y la ciencia ficción y como en un punto están relacionadas entre si. El diseñador al tener la necesidad de prefigurar y proyectar mas allá de lo tangible, es un poco un creador de ficción. Imaginar o crear algo que no existe y entender como funciona de la nada, obviamente con antecedentes y con un proceso que nos lleva al resultado pero a la vez nos abre hacia algo nuevo y que sera, tal vez, la puerta a nuevas “ficciones”.

En esta relación entre diseñador y creador de ficción estamos expuestos a criticas y a incredulidades, ya que nuestro planteo no es un relato, sino una realidad. En esta idea de que la realidad supera a la ficción esta involucrado el diseño, a modo de mediador o de canal para transformar la ficción en realidad. De manera tal que la idea de imaginar o soñar con nuevas ideas y formas que no existen, nos acerca más a nuestra profesión y el nombre de generadores de experiencias, si lo pensamos desde la ficción, no nos queda tan lejano.

Idea

Mi palabra es idea. Una idea, ¿que sera? ¿es un cortocircuito de la mente que nos
da indicios de algo superior que no conocemos? como una palabra en una
enciclopedia superior en la que están todas las respuestas del universo y a las
cuales vamos descubriendo a partir de estas ideas, estos indicios de genialidades
en los cuales a veces nos llegan a la mente. Así fue evolucionando el hombre y
tecnologizando, creando y proyectando, pero esta idea ¿es solo nuestra o es
producto de muchos otros indicios e ideas, porque no, que generan una nueva?
Este micro acceso a esa enciclopedia que contiene todas las respuestas a veces
lo perdemos, y no sería descabellado pensar cuantas veces tuvimos ideas
geniales, a las cuales dejamos ir. Que tal vez hubieran revolucionado el mundo, o
no, porque no todas las ideas cambian el paradigma, pero tal vez son ese peldaño
que hablaba antes que lleva a una gran idea. A la idea.

Proyectar

Mi palabra es proyectar. El término comprende miles de variables y de enfoques,
se puede proyectar un afiche, un edificio, en diseño, o la vida misma. Pero ¿que es
proyectar? y no me refiero a la definición del diccionario, sino a su esencia.
¿Proyecto para mí o proyecto para los demas?, ¿que busco cuando proyecto? la
proyección nos puede llevar a lugares inesperados y ¿eso es parte misma del
proyecto, o es una desviación? el conseguir determinado resultado, por más que
no sea el buscado, nos hace malos proyectistas o en definitiva era la única proyección
a la que podiamos llegar? y me refiero a todos los aspectos de la palabra
proyectar. Las decisiones que tomamos y los caminos que seguimos en cuanto a
un proyecto en particular, ¿nos lleva indefinidamente a un mismo destino o se
puede cambiar ese destino? ¿existe un destino diferente al que llegamos con
nuestro proyecto o es al cual inevitablemente ibamos a llegar?. Podemos pensar
que nos equivocamos con algunas decisiones, o incluso que algunas las
cambiaríamos, ¿pero no es parte del proceso de nuestro proyecto? a veces se
pueden cambiar, otras veces no, pero eso ¿no hace más personal nuestro
proyecto? lo hace imperfecto, y nos define como tales, somos imperfectos y de esa
manera nos apropiamos del proyecto, plasmandole nuestras virtudes y defectos,
nuestros aciertos y errores, lo hacemos propio, y el nos hace propio a nosotros.
La proyección, el proceso y el resultado, nos define a nosotros como personas.

Isaac Asimov Previendo el Impacto de Internet

Isaac Asimov, con gran genialidad y claridad, habla sobre el impacto de internet en la educación y en nuestras vidas. La entrevista fue realizada por Bill Moyers para su programa televisivo “El Mundo de las Ideas” en 1988

En 1988, Bill Moyers entrevistó autor Isaac Asimov para MUNDO DE IDEAS. Increíblemente prolífico en varios géneros más allá de la ciencia ficción por la que fue más conocido, Asimov escribió más de 400 libros sobre temas que van desde la ciencia ficción a la Biblia antes de su muerte en 1992.

https://www.youtube.com/watch?v=oIUo51qXuPQ

Un ejemplo de lo que plantea nuestro problema.

http://ecosistemaurbano.org/urbanismo/la-ciudad-hostil-angulos-y-puas-contra-los-ciudadanos/

cuando desde el mercado se contradice lo que se plantea en la facultad. Mismo ejemplo pueden ser la rápida obsolescencia de los objetos, respondiendo a una demanda de consumo, comparándolo con las viejas heladeras SIAM o los productos de Brown producidos en la Bauhaus que pregonaban un objeto para toda la vida. No se, capaz nada que ver, quería ver que pensaban.

No todos podemos ser Gaudí

En esta triada que planteamos de diseñador – experiencia – usuario nos hemos planteado hasta donde el diseñador domina la pieza que plantea y hasta donde el usuario se apropia de la misma, como a su vez hasta donde el diseñador piensa esa experiencia y como la domina. En el universo universitario, esta experiencia seria el objetivo principal, como este usuario, este otro, atraviesa lo que nosotros planteamos en esta pieza de diseño. Sin embargo en el mundo real, lo que importa, no necesariamente es esta motivación de generar experiencias, mucho menos de pensarlas, sino que la inmediatez y funcionalidad están a la orden del día. ¿Que podemos hacer nosotros como diseñadores? ¿por que el modelo que aprendemos a nivel universitario no se aplica comercialmente? ¿como podemos trabajar de nuestra profesión y a la vez conseguir un valor agregado en la pieza? ¿como un objeto de diseño comercial puede a la vez proponer una experiencia desde nuestra propuesta?.

Mucho del aprendizaje de nuestra profesión tiene que ver con estudiar y aprender la obra de grandes diseñadores y artistas. Todo diseñador conoce a personalidades como Paul Rand, Hitchcock, Hideo Fukuda, Tomas Maldonado, William-Morris, Walter Gropis, Antoni Gaudí, entre otros. Y deteniéndonos a pensar en estos hombres que dejaron un legado, que lograron trasvasar las barreras del mercado para aportar este valor agregado que mencionamos y despierta la pasión que nos provoca diseñar, que supone trascender el limite de lo funcional para lograr generar algo emocional, nos sentimos tremendamente frustrados. Porque no todos podemos ser Gaudí, no todos tenemos ese talento innato que poseían y poseen estas grandes mentes de la historia. No todos pueden dejar un legado histórico y trascendental que cambie el paradigma de lo establecido. Tal vez ante esto y, siendo conscientes de nuestras limitaciones, el objetivo no sea cambiar el mundo, sino tal vez, aportando un ínfimo grano de arena en el desierto aportamos a cambiar el mundo. Librando esas pequeñas batallas que aporten ese valor agregado de lo que queremos contar. Esas pequeñas batallas que mantienen viva nuestra pasión por diseñar y mantiene a la vez las exigencias del mercado. No todos podemos cambiar el mundo porque no todos podemos ser Gaudí, pero si nuestro compromiso mas allá de la necesidad es aportar algo extra, un plus, son esas las pequeñas victorias que nos definen como profesionales del diseño.